[singlepic id=53 w=600 h=450 float=]

Una vez que comprar un perro se ha convertido en una decisión firme de la familia, el siguiente paso es reflexionar acerca de la opción de adquirir un cachorro (o tal vez un perro más adulto) comprándolo o bien adoptando alguno de los que suelen estar disponibles en las numerosas sociedades protectoras existentes.

Ante todo, debemos tener claro que cualquiera de las dos opciones es buena y que, si se hace de manera responsable, no debe suponer problema alguno optar por una o por otra.

Hoy en día es normal ver las opiniones de algunos que tachan a quienes compran un perro de raza de caprichosos o elitistas. No es así. O no debe serlo. La decisión de comprar un perro es tan respetable como la de adoptar y, en ocasiones, puede llegar a ser incluso más responsable.

 

Comprar

Si su opción es la de comprar, esto debe estar cimentado en una serie de criterios serios. Por un lado, usted y su familia deben tener muy claro la raza de su elección, algo de lo que hablaremos en el próximo capítulo. Al elegir esta raza lo habrá hecho por una serie de razones fundadas y, por ello, no debe ser nunca una elección caprichosa o a la moda.

Las razas caninas han sido seleccionadas a lo largo de muchos años siguiendo, básicamente, tres criterios: morfológico, funcional y temperamental. Conocer las características de cada raza, en función de dichos criterios, debe ser la primera fase a la hora de decidir qué perro comprar, pero de eso hablaremos más adelante.

Al acoplar una raza a nuestras necesidades reales, el proceso de adaptación y las posibilidades de éxito son mucho mayores. Esta necesidad es especialmente importante en familias con necesidades especiales como: inexperiencia en la tenencia de perros, niños pequeños en casa (y atención al carácter de esos perros), ancianos en casa o personas con necesidades especiales.

Al comprar un perro, además, estamos formalizando un contrato legal con el vendedor que le debe sujetar a una serie de obligaciones. Esto se debe dar también en los casos de adopción, pero es posible que dichos acuerdos de cesión no tengan el mismo tipo de garantías.

A la hora de comprar un perro es muy importante saber dónde se hace. Elegir tienda o criador es materia también de un futuro capítulo, pero es importantísimo conocer a fondo a quién estamos dando nuestro dinero, dejar claros los términos de la compra y el alcance de las garantías y, fundamental, saber a ciencia cierta el origen de nuestro cachorro. Es normal hoy en día conocer la trazabilidad de casi cualquier producto que compramos. Esta trazabilidad nos lleva, por ejemplo, a saber todo el proceso que un filete que adquirimos en la carnicería ha seguido, desde que nació el ternero en la granja hasta que llegó al mostrador correspondiente.

Evitando parangones groseros, es fácil tener muchos de esos datos de un cachorro: conocer padre, madre, lugar y fecha de nacimiento, tiempo de estancia con la madre, historial de vacunaciones y desparasitaciones, alimentación seguida, etc, etc… Es mucho más fácil que estos datos los facilite un criador, pero también hay tiendas serias donde comprar un perro se convierte en una buena experiencia… por cierto, estas tiendas “buenas” no suelen tener los perros en su exposición, ténganlo en cuenta.

 

Adoptar

Adoptar un perro frente a comprar un perro no debe ser un dilema que nos lleve a desistir del hecho de convertirnos en felices propietarios de un animal que nos hará compañía durante años.

La adopción es una elección maravillosa y muy loable, siempre que se haga, igual que la compra, después de una valoración responsable y consciente y no por capricho o para seguir la “moda solidaria”.

Si comprar un perro se puede hacer pensando en la familia y en sus deseos, adoptar un perro se debe hacer pensando, fundamentalmente, en las necesidades del perro adoptado. Al adoptar se está haciendo un bien a un animal que ha sido abandonado o no ha tenido nunca un hogar en el que vivir, por lo que nuestra acción tendrá como fin resolver esa circunstancia anómala.

Adoptar para ahorrar es una irresponsabilidad.

Por eso la adopción debería ser una opción sólo para personas muy concienciadas en lo que están haciendo y, a ser posible, con cierta experiencia en el manejo y la tenencia de perros. ¿Por qué? Se preguntarán. Muy simple. Un perro en adopción puede tener, en muchos casos, algunas pautas de comportamiento alteradas.

Dependiendo de su edad, los perros habrán desarrollado algunos hábitos, costumbres e incluso vicios de conducta que tendremos que amoldar a su nueva vida y, en algunos casos, corregir.

También es habitual que se den episodios de miedos o fobias, consecuencia de alguna situación traumática vivida o que aumente la posibilidad de sufrir síndromes de ansiedad por separación en perros que ya han pasado por esa experiencia.

Estas circunstancias no se dan siempre y también es posible encontrar perros en adopción maravillosos y sin problema alguno, pero uno debe estar dispuesto a asumir el reto y apechugar con lo que venga, porque una vez hecha la adopción, renunciar a ella sería una canallada moral solo a la altura de algún político…

Sobre El Autor

Propietario, expositor, criador y juez canino; Periodista y escritor de divulgación canina. Ha dirigido las revistas "Perros de Hoy", "El Perro en España", "Murcia Canina", "Cobro" y "Todo Perros" y las web "Perros de Hoy" y "Perros 365". Es autor de "La Gran Enciclopedia Canina" (RBA) y del libro "RSCE 100 años de historia".

Una Respuesta

  1. amarecanis

    Estimado Sr. Doval, he conocido hoy su pagina perros365 y me ha sorprendido favorable, pero al leer este articulo sobre compra o adopcion le queria comentar. Hace hincapie en la responsabilidad del adoptante pero no menciona la utilizacion de este gesto generoso como via de escape para muchos dueños de compras caprichosas y poco meditadas y nula educacion canina. Cuando no de criadores de raza que tras una fructifera etapa de su vida ofrecen a sus hembras en condiciones fisicas mermadas y emocionalmente anuladas de una relacion equilibrada con su dueño. Este puede ser el motivo de actuar con la comparativa que ud. indica en el articulo. Saludos

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.