foto ©rickscott facebook

foto ©rickscott facebook

Desde la exitosa campaña protagonizada por Barack Obama utilizando las redes sociales para conseguir la nominación presidencial del Partido Demócrata, primero y, posteriormente, para llevar su mensaje de cambio a todos los votantes de las Elecciones de 2008 en los Estados Unidos, el uso de este nuevo Mundo 2.0 por parte de políticos, artistas, deportistas y demás personalidades públicas es cada vez más común.

Rick Scott, político del Partido Republicano, lo sabía y en 2010 hizo también un uso especialmente intenso tanto de Facebook como de Twitter, para popularizar su rostro y sus mensajes en su camino hacia la elección como Gobernador de Florida.

Al poco de ser proclamado candidato, Scott anunció a bombo y platillo que él y su familia habían decidido adoptar un Labrador Retriever al que decidieron bautizar en función de las sugerencias recibidas a través de las redes.

El anuncio fue un éxito y fueron varios miles los que se hicieron seguidores del político de la Florida y aportaron su granito de arena hasta dar con el nombre final para el perro: Reagan, en honor del fallecido ex-Presidente USA.

Las fotos del perro en diferentes actos y en acontecimientos familiares se convirtieron en algo habitual en los muros de Rick Scott en la red, siendo la última vez que se le vio en público precisamente paseando junto a su dueño un día antes de la toma de posesión del cargo como Gobernador de Florida.

Desde entonces… nada. El hecho no pasó desapercibido para aquellos que habían expresado su admiración y apoyo hacia los Scott cuando decidieron adoptar al perro y la pregunta “¿Dónde está Reagan?” prometía convertirse en un clásico a la altura del “¿Dónde está Wally?” o “¿Quién mató a Laura Palmer?”

Hace unos días, el rotativo Tampa Bay Times decidió llevar la pregunta de manera directa hasta el Gobernador Scott, después de no haber obtenido respuesta alguna por parte de su Gabinete de Prensa.

Muchos recordaron entonces la caída en popularidad del candidato republicano a la Presidencia USA en 2012, Mitt Romney, cuando se supo que en una ocasión ató al techo de su coche al perro de la familia porque el automóvil “estaba lleno” con el equipaje, en un viaje de vacaciones.

La posibilidad de que se conociese alguna historia de este tipo condujo a los asesores de Scott a tomar una postura de absoluto hermetismo al respecto, lo que no hizo sino avivar la inquietud de los que preguntaban por internet, convirtiendo el asunto en tendencia.

Finalmente, Rick Scott reconoció que se había deshecho del animal, devolviéndolo a la protectora donde lo había adoptado pues “era poco sociable y muy ladrador” y aunque nunca mordió a nadie si que, al parecer, asustaba a las visitas.

Los Scott no llegaron a llevar ni un sólo día a Reagan a la residencia oficial del Gobernador. El animal ahora se llama Pluto, para muchos mejor actor que el difunto Ronald Reagan, y vive tranquilo en una granja de caballos, pero la opinión pública no se ha hecho esperar y el señor Scott es ahora pasto de las opiniones divididas entre los que le afean la conducta y los que se mofan de él, precisamente en los mismos foros que utilizó para buscar un poquito de fama.

Sobre El Autor

Propietario, expositor, criador y juez canino; Periodista y escritor de divulgación canina. Ha dirigido las revistas "Perros de Hoy", "El Perro en España", "Murcia Canina", "Cobro" y "Todo Perros" y las web "Perros de Hoy" y "Perros 365". Es autor de "La Gran Enciclopedia Canina" (RBA) y del libro "RSCE 100 años de historia".

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.