El Shiba Inu es el más pequeño de los perros de caza de tipo spitz originarios de Japón. Entre las razas originarias del Imperio del Sol Naciente, tan sólo en Spitz Japonés es menor que el Shiba. A pesar de su tamaño, el uso original de la raza ha sido siempre el de perro auxiliar de caza y no sólo en suertes de caza menor, con aves de diferente tipo, sino también mayor, enfrentándose a osos y jabalíes, fundamentalmente. Los que se acercan al Shiba Inu por primera vez lo definen como una versión en miniatura del Akita y esa primera impresión no difiere mucho de la realidad. Su exótica belleza, con ese aspecto de zorrillo característico, además de su buen temperamento y excelente salud le han llevado a convertirse en una raza muy popular en todo el mundo.

shiba02opti

 

ORIGEN Y VARIEDADES

La palabra “Shiba” en Japonés se utiliza tanto para definir algo pequeño como para nombrar los matorrales propios de la zona del país donde su utilizaban estos perros para la caza, aunque otras autores defienden que alude al color de dicha vegetación, en consonancia con el pelaje rojizo del Shiba.

Es una de las razas más populares en su país de origen y así ha sido desde hace muchísimos años. Tras la Segunda Guerra Mundial estuvo a punto de desaparecer, pero gracias a los programas de cría impulsados por el gobierno nipón y a la incipiente notoriedad que la raza empezaba a cobrar en el extranjero, en poco tiempo se superó la crisis para tornar una inminente extinción en una historia de éxito imparable.

Excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en los montículos de conchas de los Jomonjin muestran que éstos tenían perros de un tamaño mediano/pequeño hace más de nueve mil años. Para muchos estudiosos estos perros estarían detrás de muchas de las actuales razas japonesas y en función de la región y los terrenos en los que vivían se desarrollaron de una u otra forma pero conservando siempre muchas características comunes. Es cierto que mirando cualquiera de las razas de perros japoneses de tipo spitz, las similitudes entre ellas son algo más que un asunto meramente casual, por lo que la teoría de un tronco común está aceptada de manera indiscutible.

Los Shiba Inu se desarrollaron en tres regiones diferentes y se les conocía con nombres distintos. Los Shinshu Shiba de Nagano, el Mino Shiba de Gifu y el Sanin Shiba de la región más nororiental de la Isla principal del archipiélago.

 

En el año 1928 el Gobierno Japonés reconoció a una organización popularmente conocida como Nippo (Nihon Ken Hozonkai) como la responsable de velar por salvar las razas caninas japonesas de la extinción. El resultado de este trabajo fue la proclamación de Monumento Natural de la mayor parte de estas razas entre 1934 y 1936, como un intento de afianzar el orgullo nacional y dar reconocimiento a un grupo de animales y plantas representativos del país y a los que se quería promocionar y mantener a toda costa, a salvo de la cada vez mayor influencia extranjera en los diferentes órdenes de la vida de un país tan tradicional como Japón

Después de la Segunda Guerra Mundial casi todos los Shibas de Mino y Sanin habían desaparecido, en tanto que los Shinshu habían sobrevivido en mucho mayor medida, gracias a que vivían en zonas rurales más remotas y apartadas de las grandes ciudades objetivo de la contienda. Gracias a la conservación de estos ejemplares se pudieron establecer programas de cría, selección y recuperación serios. La primera consecuencia de estos programas fue la mezcla de distintas sangres y variedades, en un intento de salvaguardar todos los ejemplares existentes, dando así lugar a un nuevo tipo mixto que es el que caracteriza a la raza en la actualidad.

El Kennel Club Japonés (JKC) fue fundado en 1948 y obtuvo el reconocimiento gubernamental para actuar como asociación nacional de todas las razas caninas. Desde un principio el JKC reconocía los registros de cualquier perro proveniente del Nippo, pero en cambio este segundo organismo no reconocía la oficialidad de los pedigríes del JKC.

El pedigree redactado por Nippo durante los años más duros de la recuperación de la raza era el fruto de una labor exhaustiva y un profundo trabajo científico. Tan es así que el Japan Kennel Club lo adoptaría después como propio y así lo hizo también, como es lógico, la Federación Cinológica Internacional de la que Japón es miembro de pleno derecho.

El Shiba Inu fue seleccionado como un perro de caza muy polivalente, tan capacitado y hábil en la caza del conejo o de la perdiz como para el acecho del jabalí. El modo de cazar del Shiba es parecido al de otros spitzs japoneses, acechando y acorralando a la pieza en un lugar sin escapatoria hasta que llega el cazador.

 

shiba03opti

TEMPERAMENTO Y UTILIDADES

El Shiba Inu es un perro de estructura muy equilibrada. Su longitud es ligeramente superior a la altura a la cruz en una relación de 10:11 y aunque hay una diferencia evidente entre los machos y las hembras, la raza se mueve en una horquilla de seis centímetros entre los machos más grandes y las hembras más pequeñas. Es muy importante que el peso de cada ejemplar vaya en consonancia a su tamaño, igual que la sustancia y cantidad de hueso, no debiendo parecer débil ni tampoco excesivamente basto de forma que perdiese su típica expresión y apariencia de spitz.

Al ser un perro de trabajo, el Shiba es un animal rápido, de reflejos eléctricos, muy activo y ágil. Su pelaje, al estilo de los demás spitzs, es doble y profuso, actuando como aislante frente a las inclemencias del tiempo a la manera que lo hace el del Husky Siberiano, por ejemplo. Todos los colores están aceptados, en principio, pero los más habituales son el rojo, el sésamo y el negro y fuego, acompañados siempre de un color crema en diferentes tonalidades llamado urajiro, en patas, pecho, cara y cola.

El Shiba es un perro altivo, orgulloso y demuestra su temperamento con sus pequeñas orejas triangulares erectas y la cola curvada sobre la espalda. Los japoneses tienen tres palabras que utilizan para describir el temperamento del Shiba. La primera, “kan-i”, viene a describir la mezcla de valor y orgullo combinados con una especial fuerza mental. L segunda, en un plano muy diferente, sería “ryosei”, que describe la buena disposición y la naturaleza noble del Shiba. Ambos términos son complementarios y no se pueden entender uno sin el otro. La guinda del pastel de este temperamento tan especial la ponen los japoneses con la palabra “soboku” que viene a describir el carisma natural de un perro siempre alerta, siempre dispuesto para todo y con una personalidad verdaderamente irresistible.

El Shiba Inu es, probablemente, el spitz japonés más entrenable de todos, por su inteligencia, por su rapidez en el aprendizaje y, sobre todo, por su extraordinaria disposición para satisfacer los deseos de su familia. Es un excelente animal para la vida y la sociedad actuales ya que su capacidad de adaptación para todo tipo de situaciones es extraordinaria. Vive perfectamente en la ciudad e igualmente lo hace en el campo, donde disfruta corriendo y jugando en libertad. Es un perro activo y que necesita hacer ejercicio a diario por lo que, en el caso de vivir en un entorno urbano, es imprescindible dar con el largos paseos a diario y también encontrar un parque o una zona abierta, acotada y segura, donde poder soltarlo sin temor a que suceda nada. La relación del Shiba con las personas es excelente y, a pesar de sus virtudes como perro guardián, no suele mostrarse arisco con los extraños. Con los niños el Shiba se convierte en un cómplice de juegos y travesuras excelente y también tiene una buena relación con otros perros e incluso con mascotas de otras especies.

Otras de las circunstancias que convierten al Shiba en un candidato a convertirse en el perfecto perro urbanita es su extraordinaria limpieza, que recuerda casi más a los hábitos de un gato que a los de un perro, y también su escasa afición a ladrar, algo siempre muy agradecido por los vecinos.

La integración con la familia suele ser perfecta y no es una mala elección para los propietarios con poca experiencia. De todas formas, siempre es aconsejable buscar la ayuda de un profesional experto o de otras personas en parecidas circunstancias que se integren en un grupo de trabajo para compartir la experiencia y las diferentes vicisitudes de la crianza y educación del Shiba.

La parte más importante en la educación del Shiba es la socialización, que debe empezar cuando es un cachorro de pocas semanas y realizarse de manera intensa y continua para sacar lo mejor del potencialmente extraordinario temperamento de la raza.

Al Shiba se le puede emplear en multitud de actividades, desde las propias de su selección ancestral, como la guarda y la caza, hasta otros deportes más modernos como el agility, flyball, frisbee y obediencia. Por su simpatía y buenas maneras es un estupendo perro de terapia y en el campo de las exposiciones caninas brilla siempre a gran altura. Sin duda, un perro para divertirse con toda la familia.

shiba04opti

 

SHIBA INU

ORIGEN: Japón

Nº FCI: 257 – GRUPO: FCI: Grupo 5, Sección 5 (Spitz asiáticos y razas semejantes) KC: Grupo Utility; AKC: Non Sporting

TALLA: Machos de 38 a 41 cms.; Hembras de 35 a 38 cms.

PESO: De 6 a 12 kilos. PELO: Corto, duro y con subpelo.

ENERGÍA: Alta –  TEMPERAMENTO: Afectuoso, independiente y juguetón.

ADAPTABILIDAD: Alta –  SOCIABILIDAD: Alta

SALUD: Buena –  LONGEVIDAD: Muy alta (12 a 15 años)

UTILIDAD: Compañía, utilidad y guarda.

 

Shiba Inu: pequeño tesoro de Japón
0.0Nota Final
Puntuación de los lectores: (90 Votes)

Sobre El Autor

Propietario, expositor, criador y juez canino; Periodista y escritor de divulgación canina. Ha dirigido las revistas “Perros de Hoy”, “El Perro en España”, “Murcia Canina”, “Cobro” y “Todo Perros” y las web “Perros de Hoy” y “Perros 365”. Es autor de “La Gran Enciclopedia Canina” (RBA) y del libro “RSCE 100 años de historia”.

3 Respuestas

  1. Teresa

    Un pequeño tesoro, dificil de conquistar, y quizas por eso, mas deseado o querido

    Responder
  2. Manel

    Hola José M. Doval,
    aprovechando mi posible adquisición de un ejemplar, me gustaría saber cuales serian los aspectos a tener en cuenta. Hembra/macho, color pelaje, edad.
    Gracias

    Responder
  3. YRC

    El Shiba es una raza maravillosa con grandes cualidades que describe muy bien este artículo, sin embargo, no es tan afable como el perro “típico” que conocemos, y es importante que cualquiera que pretenda tener un shiba lo tenga muy presente, ya que para el Shiba el vínculo con sus dueños y su familia se basa en el respeto de su espacio y en transmitirle altas dosis de confianza. Con los niños puede ser un perro maravilloso siempre que se le respete, ya que habitualmente no cuenta con la paciencia ilimitada de la mayoría de los perros. En su relación con otros perros es un animal temperamental, en especial los machos, y en relación a la obediencia con frecuencia los propietarios de un shiba lamentan que su perro no acuda de inmediato a la llamada, tenga tendencias escapistas o no camine a su lado. Creo que los aspectos del shiba que suponen un reto para una persona con poca experiencia, deben siempre reflejarse muy bien para evitar “chascos”. Como digo es un artículo excelente en lo que se refiere a reflejar las cualidades del shiba, y sobretodo lo que un shiba bien educado y feliz puede otorgar, pero es muy importante tener en cuenta que este animal no tiene ni tendrá nunca el “espíritu” de un labrador, como muchos propietarios de un shiba anhelan.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.