El hecho de que un perro se coma sus propias heces o las heces de otros perros, se llama técnicamente coprofagia. Es una conducta que se observa habitualmente en los perros y que resulta muy desagradable para los propietarios, siendo un motivo frecuente de consulta veterinaria.

 

La coprofagia se puede clasificar en diferentes tipos:

 

•    Autocoprofagia: el perro come sus propios excrementos.

•    Coprofagia intraespecífica: si el perro come excrementos de otro.

•    Coprofagia interespecífica: cuando come excrementos de otra especie (gatos, conejos, hurones, etc.)

(Seguir leyendo)

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.