Si vamos a “aumentar la familia” con un nuevo amigo canino,  esta decisión no se debe tomar a la ligera, tenemos que pararnos a reflexionar acerca de su elección. ¿Adoptamos o compramos?, ¿tenemos el espacio y el tiempo suficiente?, ¿podemos proporcionarle los cuidados necesarios?, ¿se adapta a nuestro estilo de vida? Efectivamente, son muchas las dudas que nos surgen en ese momento. Como resumen, estas son las preguntas convendría que nos planteásemos a la hora de tomar una decisión:

1. Debemos pensar en el tamaño. El perro debe contar con espacio suficiente, por lo que debemos elegir en función a las dimensiones de nuestra casa o al lugar que destinemos para él. El factor económico debe estar presente también, el gasto que ocasiona el mantenimiento de un perro de gran tamaño no es el mismo que el de uno pequeño.

2. Cada raza posee…

(Seguir leyendo)

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.