Protección al consumidor

 

Colaboración con eBay

La Fundación Four Paws, con sede en Alemania, ha iniciado una colaboración con la filial de eBay en dicho país, a fin de concienciar a los consumidores acerca del tráfico ilegal de cachorros. Dado que la mayoría de los cachorros criados, transportados y vendidos de manera irresponsable, lo hacen vía plataformas online, es crucial establecer acuerdos de colaboración con éstas para encontrar una solución al problema. El primer paso en esta colaboración con eBay Alemania es la creación de una ventana emergente, “pop-up”, en la sección de anuncios de cachorros. De esta forma, todos los que visitan dicha sección reciben una información directa acerca de los riesgos de comprar un cachorro a un vendedor irresponsable.

Además, un link conduce a los navegantes hasta la web de Four Paws en la que se les da detallada información acerca de la venta y el tráfico ilegal de cachorros y las consecuencias de una compra irresponsable.

puppy farmers-13

 

Colaboración con Willhaben.at

En Septiempre de 2013, Four Paws inició una acción en colaboración con willhaben.at, la plataforma online de venta de cachorros más importante de Austria.

El propósito de dicha colaboración era, por un lado, observar cuantos visitantes estaban interesados en los cachorros más baratos, sin necesidad de ningún otro tipo de información, aparte del precio. Por otro lado, los consumidores eran informados de los riesgos y detalles de la cría y venta de cachorros procedentes de criadores irresponsables, así como acerca de lo que un comprador responsable debe buscar.

En esta iniciativa se programaron 12 anuncios de cachorros falsos, con las características típicas de los que ponen los criadores irresponsables. Los precios de los cachorros oscilaban entre los 100,00 y los 350,00 €. En un mes se registraron 14.600 clicks y 530 potenciales compradores respondieron a los anuncios mostrando su interés. Las razas más demandadas fueron los Husky, seguidos del Bulldog Francés, “Mini Malteses” y “Mini Chihuahuas”. El anuncio del Siberian Husky fue el que tuvo más clicks, probablemente atraídos por su bajo precio (100,00 €) pero no fue el que recibió más respuestas de interesados. Aún así, la iniciativa probó la fuerte sensibilidad de los consumidores al precio y su falta de educación e información acerca de los perros y su compra y crianza responsable.

 

La web de Four Paws

Como parte de su campaña contra el tráfico ilegal de cachorros, Four Paws anima a los consumidores que han sido víctimas o testigos de este tipo de ventas, a que hagan públicas sus experiencias. Como resultado, Four Paws recibió reclamaciones de afectados por vía telefónica y online, enviadas por personas que habían sido testigos de la venta de cachorros en lugares públicos o eran ellos mismos compradores de cachorros enfermos a través de tiendas, plataformas online o criadores dudosos. Todos estos casos se recogieron convenientemente, para crear una idea global de los daños causados por este tipo de comercio a través de ejemplos concretos en los que, por desgracia, no suele aparecer una identificación real de los vendedores ni existir un contrato de compraventa o un Pasaporte canino válido.

Con la idea de obtener aún más pruebas, en el verano de 2013 Four Paws lanzó una web: www.stoppuppytraders.org, para utilizarla como herramienta de concienciación a nivel internacional.

Ese mismo verano se recibieron 74 quejas formales relacionadas con la venta de cachorros en Austria y 68 de Alemania, países en los que se había iniciado esta campaña.

De los 74 casos austriacos, 7 terminaron con la muerte de los cachorros y en otros 13 se dieron graves enfermedades que requirieron tratamiento, especialmente parvovirosis, parasitosis, infecciones, malformaciones y problemas gastrointestinales agudos.

12 de los cachorros tenían Pet Passport de Eslovaquia, 8 de Hungría, 5 de la República Checa, 3 de Austria y 2 de Alemania. Los otros 44 eran de origen desconocido o poco claro.

 

De los 68 casos alemanes, 8 terminaron en muerte y otros 16 en enfermedades severas. 12 perros tenían pasaporte alemán, 5 de Hungría, 3 de Polonia, 2 de Holanda y 1 de ucrania. 45 eran de origen desconocido.

puppy farmers-14

 

Algunos casos concretos

Para ilustrar el estudio de Four Paws referiremos algunos de los casos recogidos a través de su web y que ilustran las consecuencias del tráfico de cachorros.

 

Birgit R.

En Diciembre de 2011 Birgit R. Compró un cruce de Pinscher y Pomerania a través de la web tiere.at por 200,00 € El cachorro fue pagado y recogido en el domicilio del criador, un apartamento del Distrito 15 de Viena. La cola del cachorro estaba cortada, algo que era ilegal según la legislación austriaca. En realidad estaba importado desde Eslovaquia, de donde era su Pasaporte, en el que se recogían, firmadas y selladas por un veterinario eslovaco, dos desparasitaciones, una vacunación contra la Parvo y los datos del Microchip.

A los dos días de tener el cachorro, éste enfermó de Parvovirosis, fue ingresado y tratado muriendo después de una semana, con unos costes veterinarios de unos 200,00 €.

 

Irene W.

En Noviembre de 2012 Irene W. Compró un cruce de Carlino y Bulldog Francés a través de willhaben.at. Irene eligió el cachorro en el apartamento del criador en el Distrito 22 de Viena. El criador tenía tres cachorros y le dijo que todos estaban vacunados y desparasitados. No tenían chip y el criador estaba registrado en Eslovaquia. El precio del cachorro era de 230,00 € más 70,00 € adicionales por la vacuna. A los dos días de tenerlo en casa el cachorro empezó a tener diarrea y después de dos días de tratamiento murió a causa de una infección por Parvovirus.

 

Mandy Z.

En Septiembre de 2013 Mandy compró un cachorro de Vizsla a través de un anuncio de eBay en Alemania. En apariencia, el perro tenía microchip, pasaporte europeo y estaba vacunado y desparasitado. El cachorro venía de Polonia y poco después moriría a causa del Moquillo. Nunca se pudo localizar de nuevo al vendedor.

 

Wilma R.

En Septiembre de 2013 Wilma compró un Westie a través de internet a un criador reconocido. El perro estaba vacunado, desparasitado, con Pasaporte y Microchip. Su precio fueron 1.000,00 €. Sólo tres días después de comprarlo el cachorro murió a causa de la parvo. Aparentemente el perro no era criado por el criador, sino que venía de la República Checa. El criador rehusó devolver el dinero y sigue vendiendo cachorros. Todo indica que el veterinario alemán que firmó el Pasaporte y las vacunas, está implicado en el tráfico ilegal de cachorros y la Policía lo tiene bajo investigación.

 

 

Otros casos de estudio

 

Luxemburgo

Un vendedor checo, previamente condenado, fue acusado de tráfico ilegal y crueldad animal en Octubre de 2013 en Luxemburgo.

El vendedor transportaba cachorros desde la República Checa a Luxemburgo, a lo largo de más de 10 años, en colaboración con un servicio veterinario oficial. Las acusaciones se realizaron en base a diferentes denuncias de consumidores y de las autoridades veterinarias, así como por las investigaciones llevadas a cabo por varias asociaciones de defensa animal y algunos periodistas.

El primer juicio se debía celebrar el 10 de Octubre del pasado año, pero el acusado no compareció. Una segunda vista está programada para este mes de Mayo.

 

Austria

Una pareja eslovaca fue citada ante un tribunal austriaco en Noviembre de 2013, acusados de crueldad animal, fraude comercial y delitos contra la salud pública.

La mencionada pareja importaba cachorros desde Eslovaquia con documentación falsa y Four Paws recogió las denuncias de 6 clientes estafados. Les fueron confiscados 13 cachorros por la Policía, de los que 3 murieron de parvovirosis.

Dado que muchas de las evidencias, así como la realización de la denuncia colectiva, corrió a cargo de Four Paws, la asociación actúa como testigo en la causa.

 

 

El bienestar animal

Cada año, cientos de miles de cachorros son criados en muy malas condiciones y vendidos después de un largo y doloroso transporte a consumidores europeos como animales de compañía.

Estos consumidores, en su inmensa mayoría, no saben lo que dichos cachorros y sus madres han sufrido, tanto en los criaderos como en el transporte. Los cachorros están. La mayor parte de las veces, enfermos, tienen problemas genéticos y de carácter, viajan con documentación falsa o incompleta y se falsifican los datos de su origen, los cuidados veterinarios e incluso su edad. Algunos cachorros mueren en el transporte, otros lo hacen a los pocos días de estar con sus nuevos dueños y muchos otros tendrán secuelas toda su vida.

El destino que espera a los cachorros y las madres de estos criaderos es nacer o vivir en instalaciones de cría masiva, privados de toda libertad y sin la posibilidad de disfrutar de una vida sin sufrimientos. Son hacinados en espacios reducidos, oscuros y sucios y habitualmente son malnutridos y están deshidratados.

Los cachorros se ven privados del necesario contacto social y del cuidado de los humanos o de sus madres. En muchos casos, las madres son meras “fábricas de cachorros”, demasiado débiles o enfermas como para alimentar a sus propios hijos. En la totalidad de los casos, la separación de los cachorros de sus madres se da demasiado pronto, afectando así al desarrollo emocional de los mismos.

Pocas semanas después de nacer, los cachorros son metidos en cajas, jaulas o sacos, sin espacio y sin comida suficientes, con poco agua y nulo aire fresco, sufriendo de miedo y ansiedad durante un transporte que, a veces, es muy largo y a veces es el primero y el último.

Las madres de los cachorros crían sin descanso desde su primer celo hasta que, a los cuatro o cinco años, dan muestras de debilidad para hacerlo y, entonces, son sacrificadas o vendidas a mataderos ilegales para la fabricación de grasas o harinas animales para elaborar piensos o para la experimentación en laboratorios.

 

Conclusiones

–       La primera y principal conclusión del estudio es la imperiosa necesidad de concienciar al público y a los potenciales consumidores acerca del mercado de cachorros y de quien lo compone. Todavía la mayoría de los compradores tienen como impulso principal el del precio y no prestan atención a otros detalles más importantes y que diferencian a un criador responsable de un comerciante dudoso.

–       El mercado de cachorros se ha desarrollado hasta alcanzar un nivel industrial de cierta importancia y algunos de los grandes vendedores han adaptado su negocio para hacer ver que cumplen con las legislaciones más exigentes.

–       El vacío legal que se da acerca de la cría supone un acicate para las granjas de cachorros. Se hace necesaria una legislación común sobre crianza canina, en combinación con algún sistema de control y licencia.

–       La cría y el comercio ilegal de cachorros está creando una distorsión en el mercado, debido a su política de precios bajos, con los que nunca podrán competir los criadores responsables y concienciados.

–       Los consumidores que han sido estafados al comprar un cachorro enfermo, encuentran poca protección legal efectiva.

–       Dado que los perros pueden ser transmisores de zoonosis y de problemas de salud pública, se hace imprescindible algún sistema de trazabilidad individual. Por desgracia, la regulación del Pasaporte Animal Europeo no contempla este extremo, aunque la Legislación sobre Salud Animal de la Unión Europea si que abre la posibilidad de implementar las herramientas de Registro e Identificación adecuadas para crear un sistema de tenencia responsable de animales en el continente.

Sobre El Autor

Propietario, expositor, criador y juez canino; Periodista y escritor de divulgación canina. Ha dirigido las revistas "Perros de Hoy", "El Perro en España", "Murcia Canina", "Cobro" y "Todo Perros" y las web "Perros de Hoy" y "Perros 365". Es autor de "La Gran Enciclopedia Canina" (RBA) y del libro "RSCE 100 años de historia".

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.