Excma. Sra. Dª Isabel García Tejerina, Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente:

 

Me permito dirigirme a usted a raíz de conocerse el Anteproyecto de Ley por el que se establece la Normativa Básica del Comercio y Tenencia responsable de Perros y Gatos, que su Ministerio está preparando.

Déjeme decirle, en primer lugar, que la protección de los animales y, en especial, la protección reforzada de los animales de compañía más próximos y relacionados a las personas, como es el caso de perros y gatos, es un asunto que hace tiempo debía haber sido convenientemente tratado y legislado en España, por lo que celebro que así se haga, siempre y cuando para ello se pulse y tenga en cuenta la opinión de todas las partes interesadas o implicadas en esta asunto.

 

De la lectura del citado Anteproyecto se colige, aunque es posible que esté equivocado, que el centro de atención de dicha nueva normativa van a ser los criadores de perros y gatos.

Estoy seguro de que el personal adecuado de su Ministerio habrá contactado con asociaciones, clubs y entidades en las que dichos criadores se encuadran y puede que también hayan pedido la opinión de algún criador a nivel particular. Si no es así, permítame decir que estarán actuando de una manera sesgada y sin conocer toda la información necesaria para hacer una buena ley.

 

Yo le quiero hablar de los criadores de perros, que son a quienes más conozco, aunque estoy seguro que todas mis premisas serán extensibles también para los de gatos.

Antes de seguir con mi exposición, me gustaría dejar claro mi estupefacción ante la exclusión de esta normativa de los perros (y gatos, si los hubiere) que pertenezcan al Ministerio de Defensa, Interior o cualquiera de los cuerpos policiales existentes en nuestro país.

No entiendo qué excepciones puede haber a la hora de criar unos cachorros, comercializarlos, cuidar a los perros y transportarlos de la manera adecuada, no abandonarlos, alimentarlos y procurarles una vida feliz y, llegado el momento, una muerte digna. ¿Acaso alguno de esos presupuestos se vulnera en los casos excepcionados y, por tanto, se sienten en la necesidad de salvaguardarlos? Espero que no. Sería muy triste que conociésemos hechos como los sucedidos en el Reino Unido con los perros militares que, en su mayoría, al llegar a la edad del retiro son sacrificados porque se consideran “no aptos” para la vida civil, aún cuando sean individuos sanos con unos cuantos años por delante.

Tampoco se de quién se han asesorado a la hora de introducir como una de las obligaciones de los criadores el garantizar que las hembras no criarán más de dos veces por año y no se establezca una edad mínima y máxima para la cría. Eso significa que el Gobierno de mi país estaría autorizando legalmente que una perra empezase a criar a partir de los 8 o 9 meses, durante todos sus celos, hasta los 10 o 12 años (de media) si no revienta antes, pudiendo parir más de 20 camadas. Sin duda un disparate fruto de la ignorancia o de la dejadez de quien haya redactado el texto del Anteproyecto.

 

Pero dejando a un lado estas disquisiciones, mi intención es hablarle de los criadores.

La cría de perros de pura raza es una actividad social y cultural, firmemente enraizada con la naturaleza del Hombre y de un altísimo valor antropológico. El perro es, con toda seguridad, la especie animal más ligada al Hombre, desde hace miles de años y su evolución se ha visto tan mediatizada por esa relación que ha sido la única especie animal capaz de evolucionar en pocos años hasta la existencia de, aproximadamente, 400 razas puras, todas ellas diferentes en forma, tamaño, pelo, color, peso y temperamento, atendiendo a un solo criterio de selección: la funcionalidad.

El Perro (con mayúsculas) sirve al Hombre y el Hombre se sirve del Perro para utilizarlo como auxiliar en la caza, pesca, pastoreo, guarda y defensa, transporte, compañía, e incluso alimentación, en algunos lugares del mundo.

Con el tiempo, el cambio en el estilo de vida de la Sociedad, ha llevado al perro a ser utilizado para otros menesteres igualmente útiles: guía de invidentes, auxilio de minusválidos, detección de drogas y explosivos, defensa de las personas y las propiedades y, si, por encima de todos ellos, el de ser una parte fundamental en la vida de muchas familias, en las que hace compañía y a las que completa.

Por todas esas razones es tan importante proteger a los perros, pero sin olvidar que son, precisamente, los criadores quienes garantizan la pervivencia, el mantenimiento, desarrollo y selección de todas esas razas.

 

La cría de perros y su utilización para distintas actividades organizadas (exposiciones, pruebas de trabajo, caza, agility, pastoreo, etc…) es una afición extendida por todo el mundo y con una tradición secular en nuestro país.

De aquí salieron en siglos pasados, perros que han contribuído al desarrollo de otras razas en el mundo. Desde hace más de cien años, la cinofilia se organiza en España a través de la Real Sociedad Canina de España y, mucho más recientemente, otras asociaciones reconocidas oficialmente para llevar libros genealógicos.

La inmensa mayoría de los criadores de perros son personas que, un día, compraron un cachorro, se acercaron a una exposición o cualquier otro tipo de evento, decidieron tomar parte en él, se engancharon y se aficionaron a esto para toda la vida.

Como sucede con muchas otras aficiones, los criadores dedican gran parte de su tiempo libre a sus perros, a cuidarlos, alimentarlos, llevarlos al veterinario, prepararlos y acudir con ellos a la actividad en la que se encuadren. Los criadores viven con sus perros, los integran en sus familias, se alegran con sus triunfos y disfrutan con sus juegos y su compañía, pero también sufren cuando enferman o mueren, pasan noches en vela cuidándolos, pierden horas de trabajo para estar a su lado y les acompañan hasta el difícil momento de la muerte.

La razón principal por la que un criador decide criar una camada es porque busca ese ansiado cruce que haga mejorar la raza que quiere, porque quiera elegir uno o varios de los cachorros de ese cruce y, con ellos, poder continuar con su afición, con su labor, con su amor por los perros.

Es cierto que casi todos los criadores venden el resto de sus cachorros y algunos los regalan o donan, pero también debe saber que, al cabo del año, la inmensa mayoría de los criadores de perros pierde dinero con su afición, del mismo modo que lo hace el resto del mundo con sus hobbies.

A nadie escapa que, cuando se da este tipo de transacciones, se produce una venta que casi nunca (hay excepciones) se refleja a nivel oficial, pero también es cierto que los criadores gastan mucho dinero en alimentación, veterinario, desplazamientos, inscripciones en actividades, clubs de trabajo, adiestramiento, etc… y nunca pueden obtener ningún tipo de beneficio o desgravación por esos gastos, algo que, sin duda, se encargarán ustedes de corregir una vez que los criadores, ya sean ocasionales o habituales, estén inscritos en los registros que su anteproyecto marca. Los criadores no están, no estamos, en contra de asumir y respetar una serie de obligaciones, pero también consideramos que tenemos unos derechos que deben ser igualmente admitidos y respetados a nivel oficial.

 

La inmensa mayoría de los criadores cuidan de sus perros como si se tratase de parte de su familia. Les dan el mejor alimento que pueden pagar, les procuran instalaciones adecuadas y viajan con ellos primando el confort y la seguridad. Algunos de los extremos contenidos en el Anteproyecto que hemos conocido son de difícil o imposible cumplimiento, pero dado que aún cuando no desarrollan muchos de estos puntos, si se encargan de dejar bien claro el régimen y la cuantía de las sanciones, a lo único que puede conducir esta norma, tal y como ahora está redactada, es a provocar el abandono de muchos criadores de esta afición tan maravillosa o, lo que es peor, a que algunos opten por seguir trabajando de manera clandestina y, precisamente, en detrimento de la salud y el bienestar de los perros.

 

Es cierto que existen excepciones y que, al igual que sucede con los políticos, los hay corruptos y que hacen trampa o se dedican al comercio, transporte ilegal, tráfico y explotación de cachorros, etc… Sepa, Sra. Ministro, que contra éstos los primeros que están son los auténticos criadores.

Los criadores de verdad (como los políticos honestos) no son así y, de hecho, están a favor de que su actividad se regule, pero conociendo sus necesidades, sus obligaciones, sus anhelos, sabiendo lo que hay que exigirles pero también lo que hay que darles y negándose a ser tratados como meros comerciantes de ganado, sin sentimientos ni escrúpulos.

Criar perros es mucho más serio… y mucho más bonito. Por eso, Sra. Ministro, antes de que este Anteproyecto tome la forma de una nueva y necesaria Ley que proteja de verdad a los perros y regule la actividad de todos los implicados en su crianza, cuidado, transporte y tenencia, le ruego que tenga a bien escuchar nuestra voz.

Busque las personas y las entidades y asociaciones adecuadas, que las hay, que nos agrupan, conocen y entienden. Pida especial consejo y asesoramiento a la Real Sociedad Canina de España, que viene trabajando desde hace ya 103 años en materias de cría y selección canina y escuche también a cuantas asociaciones, clubs y entidades en las que participen criadores caninos, quieran dirigirse a usted. Tengan a bien también, atender y oir la voz individual de muchos criadores que, con toda seguridad, le harán llegar escritos parecidos a este y, si lo considera oportuno, aprovéchese igualmente de los conocimientos que sobre el sector tiene la prensa especializada.

Si no lo hace, si mantiene el Anteproyecto tal cual está, sin haber prestado atención a uno de los colectivos principales afectado por la normativa, esta Ley será ley, pero no será justa y, con toda probabilidad, estará provocando unos daños colaterales que será difícil restañar.

 

Atentamente,

 

José Miguel Doval

Perros365.com

Director

Sobre El Autor

Propietario, expositor, criador y juez canino; Periodista y escritor de divulgación canina. Ha dirigido las revistas "Perros de Hoy", "El Perro en España", "Murcia Canina", "Cobro" y "Todo Perros" y las web "Perros de Hoy" y "Perros 365". Es autor de "La Gran Enciclopedia Canina" (RBA) y del libro "RSCE 100 años de historia".

7 Respuestas

  1. Sanddog Kennel

    José M. Doval, queríamos darte la enhorabuena por dicho artículo. Nos sentimos muy reflejados en él y muchísimas gracias por ello. Decirte que cuentas con todo nuestro apoyo y para lo que necesites, puedes contar con nosotros.
    Un saludo.

    Responder
  2. Laura

    Efectivamente como bien dices en este anteproyecto hay muchas lagunas y algunos puntos que sinceramente creo que quien los ha escrito no ha tenido un perro en su vida, pero bueno, por algo se empieza. También espero y confío en que esta ley no se haya hecho simplemente por el “mero afán recaudatorio”, porque como sea por eso, no hace falta ser adivina para mirar al futuro y darse cuenta que para el estado va a ser “lo comido por lo servido” o quizás incluso salgan perdiendo; si bien van a recaudar el IVA del dinero negro que se mueve con la venta de cachorros, por otra parte muchos otros sectores: pienso, accesorios, sanidad animal etc bajaran muchísimo la venta con lo cual provocará perdidas para el estado, sin hablar del cierre de algunas tiendas y empresas. Y por supuesto mas del 50% de criadores que desaparecerán por no cumplir los requisitos o simplemente por no querer los “problemas” que su hobby les va a ocasionar.

    Entre esas lagunas que quedan por ahí, me gustaría que se aclararan como vamos a desgravar lo que pagamos a un handler, lo que nos gastamos en los desplazamientos a las exposiciones, hoteles, gasolina, negocios cerrados y demás gastos que ocasionan las mismas, ya deduzco que se podrá desgravar igualmente el gasto en la canina, el pienso, las pipetas, productos de limpieza, higienización y desinsectación; así como cualquier tratamiento veterinario … (a mi me parece que me va a salir a devolver)

    Los pros y contras mas fundamentales bajo mi punto de vista:

    Pros:

    – Muchas menos importaciones de perros de granjas ilegales con las siguientes ventajas principales:
    – Menos riesgo de contagio de enfermedades viricas para nuestros perros.
    – Aumento de la salud en las razas: dado que habrán menos ejemplares con enfermedades congénitas.

    – Garantizar que los criadores cuenten con un espacio para poder desarrollar su actividad ( se acabaron los perros en jaulas metidos en la habitación de un piso).
    – Garantizar la correcta higiene, salud y control de los animales lo que repercutirá en mucho menos riesgo de transmisión de enfermedades.
    – Contratos en los que comprador y vendedor firman que responsabilidades tiene el criador y que responsabilidades tiene el propietario (que en esto algunos se pasan y otros no llegan).

    Contras:

    – El precio de los perros subiría como la espuma, serian mucho mas caros.
    – Muchos sectores bajarían sus ventas de manera drástica: tiendas de mascotas ( que hayan basado su venta en los perros) directamente cerrarían, distribuidores y fabricantes de pienso, tiendas de accesorios, veterinarios, caninas provinciales y la misma RSCE.
    – Aparecerán criadores “furtivos” que no registrarán sus camadas en las caninas y venderán sus perros en una cesta en el mercado como hace 80 años.
    – La figura del propietario-expositor o como lo llama este anteproyecto “criador ocasional” casi desaparecería porque seria pagar un precio demasiado alto, demasiadas complicaciones de cabeza para tener un hobby y bajo mi punto de vista este propietario-expositor es fundamental para la cinofilia aunque crie poco o nada.
    – Gran cantidad de perros no serán debidamente identificados mediante microchip por no sobrepasar los 5 perros permitidos.

    Hay muchísimos puntos mas a tratar pero no quiero extenderme demasiado, en resumen, la mayor ventaja es que el que no tenga medios, entorno y condiciones necesarias para criar perros no podrá criar y dejarán de importarse perros de manera indiscriminada, y la máxima desventaja es que todo esto va a repercutir muchísimo en la economía que gira en torno a los perros lo que provocará un incremento de los precios de todo, desde los mismos perros hasta las pipetas y hará que muchos “criadores-ocasionales” o aficionados (como yo prefiero llamarlos) desaparezcan y estos son los que levantan la cinofilia en España.

    Aunque en el papel todo queda muy bonito, la realidad es siempre muy diferente y estamos en un 50% – 50% de que salga bien o mal porque mucho me temo que estamos al borde de un precipicio y a un lado nos espera un estanque con cocodrilos y a la otro un prado de amapolas. Si sale bien será el cambio que todos los criadores esperábamos, pero si sale mal será el fin. Supongo que ya habéis pensado igual que yo lo que el estado suele considerar “criador profesional”, son esos criadores que tienen 25 razas y un criadero abierto al publico con jaulas de en el que las familias llegan y escogen su cachorrito, si finalmente son estos criadores los únicos que pueden costearse la cría de perros teniendo ejemplares de baja calidad y vendiendolos al mayor precio que puedan, el criador especializado en una raza con 12 o 13 perros campeones de muchísima calidad desaparecerá porque al no vivir de la venta de sus cachorros es posible que no pueda asumir los gastos los que haría que la calidad de las razas se desvaneciera en nuestro país.

    Cartas como esta que ha escrito Doval deberían llegar de cada uno de nosotros al Ministerio, necesitan oír los puntos de vista de los criadores y tenerlos en cuenta porque si esta ley la redactan personas que no saben de lo que va el tema pasará como cuando a “algún creativo desgraciado” lo ponen a traducir al español el titulo de la película de BIS (Best in Show) y te lo traduce como VIP (Very Important Perros) …”pues que esperas que ese señor se pudra en el paro” 😉
    Esto ultimo me lo he copiado de un articulista del que soy fan!

    Responder
  3. gundor

    MUCHISIMAS GRACIAS JOSE M. DOVAL, POR ESAS VERDADES TAN GRANDES QUE HAS DICHO, DIOS KIERA QUE LA ESCUCHEN Y LO PONGAN EN PRACTICA, DE LO CONTRARIO COMO BIEN DICES, HABRAN FALLADO EN ESA NUEVA LEY. UN ABRAZO

    Responder
  4. Antonio Plaza Reyes

    Jose Miguel,y si esto se plasma en una carta y la firmamos,con nombres y DNI y se le envia,me imagino que muchos de nosotros no tendriamos incovenientes en hacerlo y asi podria tener mas fuerza.-esta perfecta y representa nuestras inquietudes.enhorabuena

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.