Segunda carta a los imbéciles

Partiendo de la base de que, ni yo soy San Pablo, ni los imbéciles son los Corintios o los Romanos, dada la repercusión del artículo anterior y la evolución de los acontecimientos, creo necesario extenderme en ...