(Texto en español a continuación del inglés)

Internet and more specifically the social networks are, in the last years, the perfect vehicle to develope and promote campaigns and causes, viralizing matters and stablishing argues and conversations around them.

The dog world is not out of this tendency. Who don’t remember the actions against Bucharest Euro Dog Show, because of the problem with the stray dogs in the city, causing a serious problem to our friends at the Romanian Kennel Club, or the most recent and actually active campaign promoting the boicot of WDS 2016 in Moscow because of the GLBT regulations in Russia?

Now Facebook and similar phorums and networks are a debate area, a popular assembly, a tribute place or a public pillory, depending on the case…

 

Since the election of Shanghai, China, as holder city of the World Dog Show 2019, organized by the China Kennel Union, again we can see the strength of a universal, open and immediate mass media as Internet is, with the start of several campaigns and thousands of comments, asking the FCI to remove the election of China as WDS organizar due to the Dog Meat Annual Festival of Yulin, a 7 million people city in the southwest of the country where, every June 21st. some people celebrates the summer arrival eating dogs with the family and around 40.000 dogs are sold and slaughtered in horrible conditions.

Many pictures and videos has been shown to us. Terrible. The eyes and terrified expression of the dogs is painful. You can see the suffering on them. Also how they are keep and treated is absolutely disgusting for any who thinks the dog is more tan just an animal or a pet, for those, like me, who think our dogs are companions, family members and a very important part of our life.

 

Dogs are, by far, the animals I like more in the world and I’ve dedicated most of my life to them. I don’t like movies with dogs because I don’t like to see them suffering, even in fiction. After so many years and so many dogs I still suffer myself their pain, illness, death… because they are part of my family. Possibly is a strategy. If so, it works with me, but every time I see a homeless with a dog, calm and noble, sitting beside him or following him, free of lead and collar, I try to give some help because I think I’m helping that dog as well.

 

After all this many of you will be thinking how it’s then posible that I support the celebration of 2019 World Dog Show in China, saying and writing it openly… It’s quite simple: because I love dogs and I want the best for them, here and everywhere, including China… Contradictory? I don’t think so!

 

The Human Being, self-made the King and Owner of the Earth and everything on it, but without ask for permission to someone else on the Planet, is an omnivore animal and meat is one of our diet basis, regardless of the existence of some tendences and cultures against it.

In our world, humans eat virtually everything. At the end of the day, the difference between what is or not on our tables is a matter of culture and opportunity.

It’s a matter of opportunity because we tend to eat what is more accesible to us, depending on where we live, and is a matter of culture, because the same animal is taken into different consideration depending on every particular society.

 

In my country, Spain, is even today very usual to see in some street markets, small cages with chickens, turkeys, ducks, hens or rabbits for sale. Some, like most of hens, are used to be taken at home for producing fresh eggs, but many of them are sold to be eaten. Sometimes, if you ask it to the seller, the rabbits are slaughtered by them, holding them by rear legs, face down, and giving them a dry and sharp blow in the hindhead. Then, if you want, the skin is removed immediately, with the body still warm.

Rabbits are solds as pets in Spain since no many years ago, but I know many people in countries like the UK will find this usage very disgusting.

In many Mediterranean countries, in Europe, like Spain, France, Italy… pig’s slaughter is more tan something done in industrial slaughterhouses, is a tradition and is a family celebration. The pig that has been living with the family in rural areas, feeding and caring for it since birth, is taken, sometimes walking on a lead, like our dogs, put on the table, tied to it and then the slaughterer cut the neck of the pig and all its blood, warm and steamy, falls between its horrible cries to a big basin when is constantly hand removed avoiding coagulation and when is fully bled, the fresh blood will be mixed in a pan with onion, pine seeds, sometimes rice, to make a paste and fill with it tripes and intestines, previously washed, to have different kinds and styles of black puddings. It sounds disgusting? Yes, I’m sure…

It’s also a tradition in Spain to  eat piglets, lambs, calves or goatlings when they are only a few days old and their meat is much more tender.

Not only in Spain, in many other “1st. world countries”, people eats as a delicacy tongues, ears, noses of many animals, and even the testicles, regardless the tradition in many places of eating lamb heads, made in oven, eyes included.

In some countries of Latin America is a tradition to eat Guinea Pigs, but we, in Spain and all over Europe, have them at home as family pets. In some parts of Asia and Africa is normal to eat monkeys, specially parts of them as fingers and brains.

Who doesn’t like the adorable reindeers helping Santa Claus on Xmas time? Well… in the northest Europe they are also a delicacy on the table, as well as the Wise Men camels in other places.

I love horses. Surely they are my second favourite animal in the world. Horse meat is something very usual in many countries, specially in some parts of France, where they not only eat frogs or scargots or the fatty liver of sick geese.

Norway is one of the most advanced and educated countries in the world, together with Canada, but in both countries still today there are anual killings of seals, hitting them in the head to preserve the skin quality, as a part of it’s culture, tradition and economy.

 

Snakes, cats, rats, bats, insects, larves, chicken or duck fetuses… at the end of the day we, the humans, eat everything alive in the world and we tend to watch in horror what the others are doing regardless what are doing ourselves.

 

Many people use to stablish distinctions between animals, justifying the use of some of them for feeding, but we must to think that there are millions of people all over the world, vegetarians and vegans, that watch the daily slaughtering of millions of cows, lambs, pigs, chickens… transported to death in awful conditions after a not much better life, confined in small places, only to eat and grow fat, to provide us with T-bones, fillets, nuggets, burgers or sausages with the same horror all of us are watching the poor dogs from Yulin.

 

So Why YES! for China WDS2019?

I know many of things said before are very disgusting, but all is true and happens everyday not in the other part of the world but in our own country, town or neighborhood. Even if it hurt us, the perception of an animal as part of the diet is mostly a cultural matter and so is the way of breeding, catching, selling and slaughtering…

Then, we justify the slaughtering of thousands of dogs every year in Yulin, China? Absolutely NOT! I consider it aberrant and deeply sad, but I’m sure this is the same that thinks the majority of chinese people and the entire family of dog breeders and owners and every member of China Kennel Union, the partners of the FCI in China. Even more, I know that all this matter is much more painful for them, because it happens in their own country and is very difficult to remove from people brains the feeling that in China dogs are food for humans.

FCI is a transnational association with near 100 members, only one per country. Nonetheless, so the FCI and the national association partners, are private entities and nongovernmental, without public representativeness or responsabilities, without any political power. FCI mission is well captured in its motto: For dogs worldwide. So, any FCI member Works to promote dog culture, history, wellness, responsible ownership, looking to get to the dog the place deserved in modern societies all over the world.

 

China has the biggest population in the world, with more tan 1.3 billion of people, near three times the European Union population. The usage of eating dog meat is typical of a small area and even then detractors grow every day.

The oficial and organized canine activity is still very Young in China, but grows exponentially and there is no limits for that, due to, most of all, the hard and dedicated work of the people from China Kennel Union.

The main value transmitted by cynophilia is the love and respect for dogs, its wellness, responsable caring and breeding. For all these reasons, the best way to help the China Kennel Union and all dog lovers in China, millions and millions of them, to fight against the barbarity of Yulin, is to support the celebration of 2019 WDS in Shanghai. Now, the CKU will have 4 years in front of them to put the dog on the public scene and continues with a hard work that we, dog fanciers all over the world, appreciate in the future.

In Spain we have some problems with dogs, but in many of the most advanced countries in the world as well, with the legal use of dogs for experimentation, and this is not a reason to ban dog shows and activities there. To do that with China would be totally useless, because Chinese Government never feels that as a pressure to do something against Yulin Festival. It’ll be much more useful to show the people of China what is a dog, how is to live with them, the many benefits and social Works of dogs and, also, to give them the chance to enjoy with the best dogs from all over the world. To remove the WDS from China is to left the CKU alone in their own country, looking to the other side and not supporting them in the magnificent work of promote dogs in the most populated country in the world.

All of us, dog lovers, are terrified about what we have seen these days, but more tan we, them, the chinese dog lovers are devastated for this tragedy.

I’m sure that every member of CKU, and every dog lover in China will work hardly to have a successful World Dog Show in Shanghai 2019, taking the dog to the place it deserves.

 

 

PS.: In the last FCI General Assembly was approved the relation as contract partner with the Kennel Club of Iran. Dogs are not very popular in muslim countries, specially in the most radical ones, but again, the hard work of a group of dog lovers even there is a matter of joy for all of us.

Shanghai_skyline_at_night,_panoramic._China,_East_Asia-2

China 2019 SI!

 

Internet y, en especial, las redes sociales, se han convertido de un tiempo a esta parte, en el vehículo perfecto para desarrollar campañas y reivindicaciones, viralizar temas y proponer argumentaciones y discusiones en torno a ellos.

El mundo canino no escapa a esta tendencia y todos conocemos algún caso en el que, de forma positiva o negativa, Facebook o cualquier otro foro abierto se han convertido en zona de debate, asamblea popular, lugar de homenaje o picota pública, según los casos.

 

A raíz de la designación de Shanghai como sede de la Exposición Mundial Canina de 2019, organizada por la China Kennel Union, se ha vuelto a demostrar la fuerza de un medio de comunicación universal y abierto, como es Internet, con la puesta en marcha de diferentes campañas y el vertido de miles de comentarios, pidiendo a la FCI que derogue la designación de China como sede de la Mundial debido a la celebración del Festival Anual de Yulin en el que una ingente cantidad de perros son sacrificados y vendidos como carne de consumo humano.

 

Las imágenes que han trascendido son horribles. La expresión de los animales, el sufrimiento que se palpa en sus ojos, el trato que reciben, resultan repugnantes para todo aquel que tiene al perro como algo más que un simple animal, como un amigo, como un compañero, como una parte fundamental de nuestra vida.

 

El perro es, de largo, el animal por el que mayor afinidad siento y al que he dedicado gran parte de mi vida. No me gustan las películas con perros, porque no soporto verlos sufrir, aunque sea en la ficción. Después de tantos años y de tantos perros, aún sufro su dolor, su enfermedad y su muerte como si fueran, como son, parte de mi familia. Es posible que sea una táctica, si es así, conmigo funciona, pero siempre que veo un mendigo acompañado de un perro, tranquilo, reposado, que duerme junto a él sin collar ni correa y que le acompaña a donde quiera que vaya, intento darle una ayuda, por pequeña que sea, tal vez porque así pienso que también ayudo a ese noble animal.

 

Con todo esto que explico, muchos se preguntarán cómo es posible, entonces, que diga ¡Si! a la Exposición Mundial de China 2019 y que apoye públicamente su celebración. Es muy simple: porque amo los perros y quiero lo mejor para ellos. ¿Contradictorio? Yo creo que no.

 

Parto de la base de reconocer que el Hombre, nosotros, que nos hemos hecho dueños y señores de la Tierra y de todo lo que hay en ella, sin que nadie nos haya autorizado dicha apropiación, es un animal omnívoro y que la carne es una de las fuentes principales de su alimentación, con independencia de la existencia de corrientes y culturas que actúan de forma diferente.

En el mundo, los hombres se lo comen prácticamente todo. Al final, la diferenciación entre lo que termina o no en una mesa, es una cuestión cultural y de oportunidad. De oportunidad, porque en cada zona del mundo se ha tendido a comer o utilizar como alimento, aquello que es más próximo y cultural porque los animales también son tenidos en una u otra consideración según la sociedad en la que nos movamos.

En mi país y el de muchos de nuestros lectores, España, es todavía hoy muy habitual ver cómo se venden pollos, gallinas, pavos o conejos vivos en mercados callejeros semanales. Estos animales se sulene tener en pequeñas jaulas, donde apenas se mueven. El comprador elije, el vendedor entrega. En algunos casos, como en el de los conejos, si uno lo requiere, el comprador sacrifica al animal en el momento, dándole un golpe seco y certero en la nuca y, si es necesario, todavía caliente, lo despelleja para que se lo lleve a casa listo y preparado para cocinar. En nuestro país la moda aún no es tan fuerte, pero en otros como el Reino Unido, en los que el conejo es, fundamentalmente, tenido como animal de compañía, seguro que esto no será muy bien visto.

También tenemos la costumbre de consumir como un manjar y pagando precios elevados por ellos, las crías de cerdo, cordero y vaca, cuando tienen pocos días o semanas, porque su carne es entonces mucho más tierna.

En Navidad, en las carnicerías de muchas ciudades, estos pequeños cerditos, sacrificados casi de recién nacidos, se disfrazan y colocan en los escaparates reproduciendo alguna escena costumbrista. Muchos españoles, cuando van a Inglaterra, por ejemplo, dicen aquello de “los ingleses no saben comer” porque nuestro cordero o cabrito recién nacido, es mucho más tierno y huele menos a sebo que el que ellos consumen.

Muchos lectores habrán asistido alguna vez a una matanza, acontecimiento festivo y familiar en áreas rurales, no sólo en España, sino en otros países mediterráneos, como Francia o Italia. Ese día, un cerdo que se ha criado en casa desde que nació, es llevado hacia la mesa, muchas veces caminando tirado por una correa, como nuestros perros. Se le sube a la mesa, se le ata y el matarife lo degüella para que, entre gritos tremendos, se vaya desangrando. La sangre, caliente y humeante, cae en una zafa donde se remueve con la mano, sin parar, para que no se coagule. Cuando el cerdo se desangra totalmente, esa sangre se mezcla en una gran sartén con cebolla, piñones, a veces arroz, etc… para después rellenar con esa pasta las tripas e intestinos del animal, previamente lavadas y hacer morcillas u otra clase de embutidos. Así descrito, suena terrible, ¿no?

Manos, morro y oreja del cerdo son para muchos un bocado exquisito. También hay quien gusta de comerse las criadillas (testículos) y en muchos sitios es costumbre comer la cabeza del cordero, abierta por la mitad y asada al horno, ojos incluídos.

En muchos países de Latinoamérica se comen las cobayas como una parte normal de la gastronomía local, en tanto que nosotros lo vemos como animal de compañía.

En algunos lugares de Asia y África es normal cazar y comer monos, o partes de ellos, como los sesos o los dedos.

Los renos, si, esos adorables animales que tiran del trineo de Papá Noel, son parte de la dieta en las zonas más al Norte de Europa, pero tampoco se libran los porteadores de los Reyes Magos, los camellos, de ser servidos a la mesa de algunas partes de África.

Si hay un animal que ocuparía el segundo lugar en mi corazón, después del perro, es el caballo y su carne es consumida en casi todo el mundo, especialmente en un país tan moderno y avanzado como Francia.

Con toda seguridad, uno de los países del mundo más avanzados en materia social, educacional y económica es Noruega y en un nivel muy similar podríamos situar a Canadá. A pesar de ello, cada año se producen allí cruentas matanzas de focas que horrorizan al mundo entero, pero que se siguen celebrando, como parte de la cultura, identidad y economía de los citados países.

Ranas, caracoles, serpientes, monos, gatos, ratas, murciélagos, insectos, fetos de pato o de pollo… en un sitio u otro, al final nos lo comemos todo y según cual sea nuestro origen o nuestra cultura, miramos con horror lo que hacen los demás y nos resulta extraño. Pero, además, debemos ser conscientes de que, en todo el mundo, cientos de miles, millones de personas que, por un motivo u otro, se declaran veganos o vegetarianos, ven con el mismo horror, tristeza y desagrado con el que nosotros contemplamos la matanza de perros en el Festival de … la muerte a diario de millones y millones de animales en los mataderos que nos aprovisionan de carne, salchichas o hamburguesas, o las condiciones en que dichos animales son llevados a su muerte, hacinados en camiones, después de, en la mayor parte de los casos, haber vivido una vida de reclusión, sin más actividad diaria que comer y comer para engordar pronto y dar un saldo positivo en los ratios de kilos de carne por kilos de pienso.

 

Pero, ¿por qué China 2019 SI?

Con todo lo anteriormente expuesto lo único que quiero hacer ver al lector es que, por más que nos duela o nos desagrade, la concepción de un animal como parte de la dieta es sólo un asunto cultural, del mismo modo que lo es la forma de su captura, crianza, venta o sacrificio.

Entonces, ¿está justificada la matanza de perros de Yulin, en China, para el consumo humano? Para mi, y creo que para casi todo el mundo, rotundamente NO. Personalmente lo considero aberrante y profundamente triste, pero es que estoy convencido de que un grandísimo número de chinos pensarán exactamente lo mismo y, sobre todo, que todas las personas que componen la China Kennel Union y aquellos que participan en sus eventos, no sólo aman a los perros del mismo modo que nosotros lo hacemos, sino que el hecho de que algo así se produzca en su país, les resulta aún mucho más doloroso por la cercanía con la que ocurre.

 

La FCI es una asociación transnacional, formada por cerca de 100 socios, cada uno perteneciente a un país y sólo uno por país. A pesar de ello, tanto la FCI como sus socios, son entidades privadas no gubernamentales y que, por tanto, no tienen representatividad pública en sus territorios ni ejercen acción o función política alguna. La misión fundamental de la FCI se resume en su lema: “Por los perros, en todo el mundo”. Por eso, las diferentes asociaciones miembro de la FCI, trabajan en sus respectivos países para que la cultura del perro, su historia, utilidad, bienestar y tenencia responsable, se desarrolle cada día, hasta lograr que estos maravillosos animales tengan el reconocimiento que merecen, a nivel mundial.

Al igual que en España no todo el mundo cuelga a los galgos de un árbol cuando termina la temporada de caza, en China, ni todo el mundo como carne de perro, ni todo el mundo aprueba o defiende que se haga o que se produzcan hechos como el deleznable Festival de Yulin.

De igual forma que sería injusto que en España no se pudiesen celebrar acontecimientos caninos de nivel internacional por el vergonzoso asunto de los galgos, o que en la mayoría de países de Europa o del mundo, donde por ley se sigue permitiendo la utilización de perros en experimentación médica e industrial se hiciese lo mismo, tampoco sería justo que a China se le derogase la designación como sede de la Exposición Mundial Canina de 2019… pero es que, además de injusto, sería completamente inútil.

China es el país más poblado del mundo, con más de 1300 millones de habitantes, casi el triple que toda la Unión Europea. La actividad cinófila organizada es relativamente reciente en el país y, aunque sigue dando sus primeros pasos, crece de forma exponencial y encuentra cada vez más seguidores. El principal valor que transmite la cinofilia, en cualquier lugar del mundo, es el amor por los perros, el respeto hacia ellos, el cuidado de su bienestar y la tenencia responsable. Por eso, la labor que ahora desarrolla la China Kennel Union, por encima de aspectos competitivos, etc… es una tarea de educación y fomento en torno al perro en China que, con el tiempo, todos los que amamos a los perros en el mundo, tendremos que agradecer.

Si alguien piensa que por denegar la realización de la Mundial de Shanghai 2019 se estará haciendo algún tipo de presión efectiva sobre el Gobierno de China en torno al Festival de Yulin o al consumo de carne de perro en el país, está muy equivocado, pero de lo que no me cabe ninguna duda es de que la CKU, a partir de ahora y en los próximos cuatro años, con esta Mundial como meta, conseguirá que el Perro, con mayúsculas, su conocimiento y la valoración social y cultural del mismo, sea puesto en la primera plana de la actualidad nacional, haciendo mucho más para ayudar a desterrar prácticas ancestrales como las de Yulin de forma mucho más efectiva que si se prohíbe la celebración de dicha Exposición.

Que el pueblo chino, la opinión pública, vea lo que es tener un perro, lo que significa, los beneficios que se obtienen de su compañía, los cuidados que hay que darle, etc… y que puedan llegar a disfrutar de los mejores perros del mundo en su propio país, es mucho más interesante que, con motivo justificado, mirar para otro lado, quitar a la CKU, que no a China, la Exposición Mundial y pensar que así se está haciendo algo efectivo por el perro.

 

Todos los que amamos a los perros nos sentimos tristes, horrorizados y angustiados por las imágenes que hemos visto estos días, pero, los primeros de todos, nuestros amigos de China, los millones de amantes de los perros que allí hay, los miembros y simpatizantes de la China Kennel Union que, estoy seguro, van a trabajar con ahínco para conseguir que su Exposición Mundial de 2019 sea todo un éxito y que, por encima de todo, el perro tenga cada vez más relevancia.

 

PD.: En la última Asamblea General de la FCI se aprobó la relación como socio contratante de la Canina Central de Irán. A pesar de que el Islamismo, especialmente en los países más estrictos, considera al perro como un animal impuro y no hay gran tradición de crianza o exposiciones, la labor de un grupo de aficionados para colocar a nuestros queridos perros en el lugar que merecen es todo un motivo de alegría… ¿no creen?

Sobre El Autor

Propietario, expositor, criador y juez canino; Periodista y escritor de divulgación canina. Ha dirigido las revistas “Perros de Hoy”, “El Perro en España”, “Murcia Canina”, “Cobro” y “Todo Perros” y las web “Perros de Hoy” y “Perros 365”. Es autor de “La Gran Enciclopedia Canina” (RBA) y del libro “RSCE 100 años de historia”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.