Como norma general, los dulces no son nada recomendables para los perros por sus efectos negativos en piezas dentales y la posibilidad de provocar a la larga diabetes y ceguera. Pero, en particular, el chocolate es más que poco recomendable, es peligroso.

Esto es porque contiene una sustancia, la teobromina, literalmente tóxica para los perros. Esta molécula, que no representa ningún riesgo para los humanos, es altamente dañina para los cánidos, pudiendo provocar incluso su muerte si la intoxicación es grave. (CONTINUAR LEYENDO)

Sobre El Autor

Propietario, expositor, criador y juez canino; Periodista y escritor de divulgación canina. Ha dirigido diferentes revistas y webs especializadas. Presidente de la World Dog Press Association. Es autor de "La Gran Enciclopedia Canina" (RBA) y del libro "RSCE 100 años de historia".

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.