[singlepic id=39 w=600 h=450 float=]

El perro del Metro de Madrid finalmente apareció muerto, tal y como la propia empresa reconoció a través de su cuenta en Twitter: “Lamentamos que el perro haya aparecido sin vida. Os podemos asegurar que se ha hecho todo lo posible por rescatarlo.”

Metro de Madrid ha dicho que en todo momento se trabajo de manera conjunta con la propietaria del animal y diferentes asociaciones protectoras que se interesaron en el caso. El animal, una galga, se había colado en la Línea 6 del Metro el pasado Jueves, pero no fue localizado su cuerpo hasta el Domingo día 20, a pesar de que, siempre según la empresa, el personal del Metro estuvo buscándola bajando a las vías y ralentizando la marcha de los trenes en la zona donde se pensaba que podía estar.

A pesar de lo dicho por Metro de Madrid, son varias las asociaciones proteccionistas las que han levantado su voz denunciando que no se les dejó acceder a las vías una vez que, terminado el horario, se cerró el tránsito de trenes y el acceso al público, momento en el que, seguramente, se habría podido hacer una búsqueda mucho más tranquila y minuciosa.

Según fuentes de dichas asociaciones, el Sábado la perra fue vista por uno de los conductores, a escasos metros de una estación, la de Sainz de Baranda. A pesar de ello, la empresa impidió el acceso a los túneles para colocar una jaula trampa en un lugar adecuado.

La actitud de Metro de Madrid provocó que hacia las 23.00 horas del Sábado un grupo de activistas saltase a las vías sin permiso de los responsables para así poder iniciar esa búsqueda. Matilde Cubillo, presidenta de Justicia Animal, dijo que se vieron forzados a tomar esta postura, ante la evidencia de que la galga podía estar agonizando.

Efectivamente, la busca dio fruto, aunque fue realmente amargo. Varios voluntarios pudieron encontrar a la perra, que tenía una pata seccionada, probablemente por un atropello, producido al poco de entrar en los túneles, ya que presentaba la sangre seca en la zona de la herida. Otras heridas eran más frescas, con sangre aún roja y sin presentar rigidez cadavérica, lo que probaba que la desdichada galga había muerto hacía poco y que, probablemente, de haberse permitido esa búsqueda con anterioridad se habría podido salvar a la perra.

Este hecho viene a corroborar la sensación que todos los amantes de los animales en general y de los perros, en particular, tienen acerca de la evidencia de que el trato a nuestros mejores amigos en la legislación española y en el ámbito administrativo, en su más amplio sentido, dista mucho de homologarnos a lo que es habitual en la mayoría de los países de nuestro entorno, especialmente de aquellos a los que tanto les gusta compararnos a nuestros políticos.

Sobre El Autor

Propietario, expositor, criador y juez canino; Periodista y escritor de divulgación canina. Ha dirigido las revistas “Perros de Hoy”, “El Perro en España”, “Murcia Canina”, “Cobro” y “Todo Perros” y las web “Perros de Hoy” y “Perros 365”. Es autor de “La Gran Enciclopedia Canina” (RBA) y del libro “RSCE 100 años de historia”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.