Habitualmente las razas caninas surgen por un proceso selectivo lento, prolongado en el tiempo e incluso amplio geográficamente hablando. Algunas razas, pocas eso si, son fruto de los anhelos de una sóla persona. Es el caso de los Pinscher del recaudador de impuestos alemán Louis Dobermann.

 

dobermann02

Antes de que la cinofilia oficial se volcase con fuerza hacia las exposiciones caninas, e incluso antes de que dicha cinofilia siquiera existiese, el interés en las razas caninas radicaba, exclusivamente, en su utilidad y no en su belleza.

Fuerza, valor, coraje y combatividad en los perros de guarda, habilidad para el pastoreo, la caza, la carrera, el rastro, el tiro de trineos y carros o la simple compañía eran algunos de los argumentos que llevaban a los criadores a elegir una u otra raza, uno u otro individuo.

Alemania es famosa por su capacidad organizadora y por la predisposición de sus ciudadanos a acometer cada cosa de la vida con un criterio racional, casi científico. Es, por ello, tierra de perros, de razas de perros y han tenido la habilidad de seleccionar muchas razas, de todo tipo, algunas originales y otras surgidas de procesos de selección expresamente elaborados. Apolda es una ciudad del estado de Thüringia, en el centro de Alemania y en ella vivió en el siglo XIX, entre 1834 y 1894, Karl Friedrich Louis Dobermann quien, a lo largo de su vida, desempeñó trabajos de distinta índole, desde llevar la administración de un matadero, ser vigilante nocturno, director del servicio de recogida de animales abandonados y recaudador de impuestos, tal vez el que ha pasado con mayor fuerza a la posteridad.

Es precisamente en el desarrollo de este trabajo de recaudador cuando siente el acecho del peligro, algo normal si tenemos en cuenta que, por un lado, debía moverse por zonas apartadas portando sumas considerables de dinero y, por otra, que no siempre era recibido con los mejores augurios por parte de los contribuyentes. Por ello, Louis Dobermann, que tenía experiencia en en trato con perros por sus oficios anteriores, decide hacerse de un animal que le acompañe y le proteja en caso de ser necesario. Esta era la unica finalidad que Dobermann quería en sus perros y no le importaba en absoluto cualquier presupuesto estético, por lo que sus primeras elecciones se hicieron basándose únicamente en el temperamento y sin tener en cuenta que hubiera o no relación estética entre las razas que iba eligiendo.

Las labores de Louis Dobermann para conseguir este perro de guarda perfecto comienzan hacia 1880 y gracias a su claridad de ideas se obtienen resultados de una manera muy rápida. Habitualmente, las razas caninas se van desarrollando a lo largo de muchos años, por un proceso de elección y descarte lento y en el que en ocasiones se dan pasos atrás. En el caso del Pinscher de Dobermann, al tratarse del proyecto de un sólo hombre, no depende de nadie a la hora de establecer un plan de cría y selección concreto, siendo así posible conseguir los resultados adecuados de una manera mucho más rápida.

A pesar de este trabajo realizado de manera concienzuda y metódica, Lous Dobermann no dejó por escrito el desarrollo y las conclusiones de su trabajo, pues en realidad no buscaba crear una raza para la posteridad, sino criar para si mismo el perro que le fuese útil. Es por ello que no hay documentación ni testimonios fiables sobre el origen y los cruces utilizados por Dobermann y los diferentes estudiosos de la raza no han podido pasar de profundizar en las conjeturas obtenidas de los rumores e historias locales de la época, algunos de ellos contradictorios.

Con toda seguridad, el trabajo más serio y profundo realizado en torno al origen de la raza es el que llevó a cabo el propio Dobermann Club Alemán hacia 1933, teniendo el testimonio directo de los criadores más veteranos o de los hijos de los ya fallecidos.

Uno de estos criadores, Goswin Tischler, del criadero “Von Grönland”, nacido en 1859, había tenido contacto personal con Louis Dobermann y Robert Dobermann, hijo de aquel.

Una prueba de lo unida que está la historia y el desarrollo de la raza a su creador pionero es que la VDH la admitió después con el nombre de éste, algo único en Alemania. Según su hijo Robert, su padre se refería a los Dobermann como “mis perros” incluso aunque no fueran criados por él y se jactaba del pavor que provocaban aquellos perros negros con manchas de fuego entre los habitantes de Apolda. En muy poco tiempo se les empezó a conocer como “los Pinscher de Dobermann” y aún hoy en países como Estados Unidos o Canadá a la raza se la conoce como “Doberman Pinscher”.

La denominación de la raza, no obstante, fue un asunto polémico a principios del siglo XX y algunos criadores, como Max Künstler y Otto Göeller, especialmente el primero, defendieron la denominación geográfica de “Pinscher de Apolda” o “Pinscher de Turingia”, pues consideraban que la raza, desarrollada casi en exclusiva en aquella región, distaba mucho hacia 1920 de lo que originalmente había buscado Louis Dobermann.

Otto Göeller era propietario del afijo “Von Thüringen” y fue uno de los jueces de la raza más conocidos de su época, además de un criador excepcional. Göeller fue uno de los fundadores del primer Club de la raza en 1899 y sus perros se vendieron por toda Alemania e incluso en el exterior. Segun Göeller, antes de 1870 los perros de raza eran una verdadera rareza en Alemania y en la zona de Apolda jamás se había visto uno de color negro con manchas fuego o amarillas.

Según el testimonio de Robert Dobermann, su padre tenía una perra de tipo Pinscher de pelo gris y lanoso llamada “Wattenrock”. Del cruce de esta perra con un Pinscher nació la hembra “Bismarck”, rebautizada más tarde como “Bisart” que presentaba ya las típicas manchas amarillas.

Bisart fue la piedra angular sobre la que Dobermann estableció su programa de cría, cruzándola con ejemplares de tipo Pinscher y produciendo ya ejemplares negros (y alguno gris) en su primera camada.

En cualquier caso, es interesante repasar los posibles antepasados, las distintas razas de perros que contribuyeron a desarrollar al Dobermann tal y como hoy lo conocemos.

 

dobermann05

Antepasados del Dobermann

 

Perro Carnicero:

En 1924, Otto Settegast, pionero de la raza, escribió en la revista alemana “Nuestros Dobermann” que creía firmemente que el perro carnicero, muy conocido en toda Alemania, formó parte de los orígenes de la raza Dobermann; sobre todo, porque los Dobermann primitivos se usaban como perros pastores de ganado, una tarea típica del perro carnicero. Estos perros eran largos de espalda y con cuellos poderosos, poseían una valentía incomparable tal como se necesitaba para guiar toros sueltos y agresivos y tenían una fuerte ansia de combate.

 

Pinscher Alemán:

En 1933 el Dobermann Club Alemán, después de un minucioso estudio, concluyó que el antepasado por excelencia del Dobermann era el Pinscher Alemán., a pesar de que quedaba claro también que la intención de Dobermann era criar un Pinscher de mucho mayor tamaño y peso que la variedad original, además de querer también dotarlo de mayor valor, atención y obediencia.

 

Rottweiler:

Philipp Gruenig esta considerado como el criador más científico de la raza. Juez y autor de uno de los libros más importantes acerca del Dobermann, afirmó que desde 1890 a 1900 la raza mostraba un notable parecido con el Rottweiler. Mencionaba que las fuertes mandíbulas y cráneos anchos observados en los primeros ejemplares evidenciaban que el Rottweiler y los perros pastores tuvieron una influencia fundamental en la formación de la cabeza del Dobermann.

El Rottweiler es un boyero de excelente temperamento, celoso cuidador del ganado y del amo, pesado, de patas cortas, cabeza ancha y una gran dignidad.

Por otra parte Otto Göeller negó categóricamente que se hubiera usado al Rottweiler, pero admitió que en el traslado del ganado, desde el sur de Alemania a la zona de Thüringia, era posible que algunos perros de este tipo se hubieran cruzado con las hembras Pinschers de la zona antes de que Herr Dobermann comenzara a criar en 1880 y utilizara a éstas con posterioridad. Por lo tanto se podría aceptar que el Rottweiler formó parte en los orígenes de la raza y que posiblemente aquella primera hembra de nombre “Bisart”, que producía cachorros negros con manchas amarillas, tendría algún antepasado de esta raza, a pesar de que dicha influencia pudiera ser casual y no deliberadamente buscada.

 

Weimaraner:

Tanto Philipp Gruenig como Max Künstler afirmaron que algunos descendientes de los perros “cazadores indígenas de Weimar” ( Weimaraner o Braco de Weimar) fueron usados en la creación y evolución del Dobermann. Con su utilización se acrecentó la talla y se mejoró el pelaje y tal vez en esta influencia se pueda encontrar la responsabilidad de la introducción del gen azul en el Dobermann, aunque éste también podría venir del cruce con Dogos Alemanes de dicho color.

 

Beauceron:

Este perro, de origen francés, tiene unas características muy parecidas a las del Dobermann, sobre todo en cuanto a la cabeza, que es la parte en que se le asemeja más que ninguna otra raza. Se presenta en los mismos 4 colores que el Dobermann ( negro – marrón – azul – isabella ) y con las típicas señas fuego. Philipp Gruenig creyó que la raza Beauceron posiblemente formó parte de los orígenes del Dobermann. Pensaba que sería probable que algunos ejemplares de la raza hubiesen pasado por Alemania con el ejército de Napoleón y que por lo tanto sería lógico pensar que se hubiesen cruzado con perras alemanas. Tras la caída del poder francés algunos ejemplares debieron quedarse en Alemania. De todas formas hay también autores que defienden de manera vehemente la influencia contraria, es decir, la del Dobermann en la creación del Beauceron, especialmente a partir de que los territorios de la Alsacia-Lorena alemana pasan a formar parte de Francia tras la I Guerra Mundial.

 

Stoppelhopser:

Este perro pastor, ahora extinguido y olvidado, fue muy común en Alemania entre los años 1860 – 1870 y es indiscutible que fue cruzado en numerosas ocasiones con el Pinscher Alemán, produciendo el tipo de perro que Herr Dobermann utilizó como base de cría. La marca de este perro quedó de manifiesto en la raza durante años, hasta que llegó a ser dominada por la fuerte influencia del Manchester Terrier. Los perros de esta raza a menudo nacían sin cola y esto ocurría también entre los primeros Dobermann. Pinko una hija de “Bisart” producía cachorros con esta característica. Se intentó mantenerla utilizando machos y hembras de cola corta o sin cola pero se comprobó que los perros nacidos sin cola carecían de las deseadas señas fuego, a las que se dio prioridad sobre la anterior característica.

 

Manchester Terrier:

Esta raza de color negro y señas fuego fue muy popular a fines del siglo pasado y muchos criadores creyeron que era oportuno incorporarla en la formación de la raza. La mayor influencia del Manchester fue la eliminación del pelo largo y lanoso sustituyéndolo por un pelaje corto y brillante, reafirmando las manchas fuego primitivas. La cabeza se hizo más alargada y menos tosca como , así también, su cuello.

El cuerpo típico de pastor se transformó en un cuerpo más compacto y corto con una angulación delantera distinta y con los pies cerrados tipo “gato”. Por otra parte el tamaño se redujo y aparecieron manchas negras en los pies y en los dedos. El carácter original del Dobermann perdió algo de “dureza”. El primer éxito de esta mezcla fue “Prinz Von Ilm-Athen” nacido en 1901, hijo de “Lady”, perra mitad Dobermann y mitad Manchester.

 

Greyhound:

Se introdujo en 1909 a través de una perra llamada “Stella” hija de un galgo inglés negro. “Stella” fue cruzada con un Dobermann llamado “Lord Von Ried” y produjo una camada en la que se destacó la hembra “Sybille Von Langen” quien a pesar de ser muy criticada por su cabeza, típica de galgo, llegó a ser campeona de Alemania. Fue gracias al Greyhound que el Dobermann recuperó su carácter enérgico y decidido que había perdido con la fuerte influencia del Manchester Terrier. También le proporcionó una alzada superior.

 

Cabe mencionar, si bien no existe ninguna evidencia, que podrían haber participado en la creación de la raza, el Dogo Alemán (variedad azul ) y el Pointer.

 

dobermann08

Graf: el primer Dobermann

En los primeros años del registro de ejemplares caninos en libros de crianza era habitual inscribir perros con el mismo nombre, sin indicación de afijo y, a veces, tampoco de sus criadores, lo que dificulta el estudio de las genealogías originales. También se llevó a cabo una política mucho más laxa a la hora de aceptar registros de perros hijos de padres desconocidos o no registrados. También era habitual que el perro que había sido inscrito con un nombre por el criador lo fuera con otro por parte de su propietario. Todo ello contribuía a dificultar el conocimiento preciso de las lineas de cría, pero resultaba algo normal para la época.

Los primeros registros realizados en el Libro de Orígenes alemán datan de 1893 y los dos primeros ejemplares se llamaron “Bosco” y “Cassi”. Esta línea se extinguiría en menos de tres generaciones. En 1898 se inscribió, esta vez en el libro propio del Dobermann Club de Alemania, un perro que daría lugar a una línea de cría perdurable en el tiempo: “Graf Belling Von Grönland”, así como su hermana “Gerhilde”, ambos criados por Goswin Tischler.

Estos dos ejemplares pertenecieron a Otto Göeller y “Graf Belling Von Grönland” también figura como “Graf Belling Von Thüringen” con fecha de nacimiento octubre de 1898.

En 1904 nació “Hellegraf Von Thüringen” ( nieto de “Graf Belling Von Thüringen”), que sería considerado por muchos como el padre de la raza. A partir de él descienden diez líneas principales y muchas líneas colaterales. Gruenig destacó que “Hellegraf” marcó un hito en la historia del Dobermann ya que fue un “modelo de belleza, perfección y potencia, su nobleza difícilmente podría ser superada ni tan siquiera igualada”. Fue uno de los más potentes sementales de todos los tiempos y razas y a través de él el Dobermann adquirió su aspecto, estructura y temperamento definitivos.

Dobermann: el sueño del recaudador
0.0Nota Final
Puntuación de los lectores: (28 Votes)

Sobre El Autor

2 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.