La luxación de rótula es una condición congénita, aunque en algunos casos puede ser también secundaria a un traumatismo, que se da en los perros, teniendo una marcada prevalencia en aquellos de raza pequeña o toy. Consiste en el desplazamiento o inestabilidad de la rótula de su posición correcta en el surco troclear del fémur.

En perros pequeños, frecuentemente, la luxación sucede hacia el lado medial de la articulación de la rodilla, es decir, hacia el lado interno y suele estar asociado a malas angulaciones y deformaciones genéticas. En perros de gran tamaño la luxación suele ser hacia lateral.

Es fundamental otorgarle la importancia que tiene, sobre todo tratándose de perros de deporte, pues no solamente afecta al mecanismo articular de la rodilla, sino que puede producir dolor lumbar por mal posicionamiento debido a la sobrecarga.

Sus 3 síntomas

  1. Cojera de aparición súbita: es típico que el animal ande como a saltitos cuando la rótula se luxa, cuando vuelva a su posición inicial el perro apoyará de nuevo correctamente.
  2. Dolor a la palpación lumbar por sobrecarga
  3. Degeneración de la articulación de la rodillasegún la edad y la gravedad del proceso

Se diagnostica de manera clínica o palpatoria, luxando la rótula o bien mediante radiografías.

Según su gravedad las clasificamos en 4 grados: (SEGUIR LEYENDO)

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.