Junior Handling: Se acabaron las tonterías

Desde que la FCI presentará su proyecto «FCI Youth», destinado a cuidar las futuras generaciones de nuestra cinofilia, parece que algo ha cambiado, para bien, en el papel que las competencias juveniles, especialmente los Concursos de Jóvenes Presentadores, juegan en el conjunto de las Exposiciones Caninas.

Ahora, con el documento de fecha 1 de Marzo de 2016, por fin se establecen unas directrices claras a seguir a la hora de desarrollar y enjuiciar este tipo de competiciones que son la base para que nuestros niños y jóvenes se aficionen a este maravilloso deporte.

Por fin se atiende la petición de personas implicadas en este mundillo, algunos de los cuales forman parte de esta nueva sección o grupo de trabajo de la FCI, y se empieza a tratar a esta faceta de la cinofilia como una parte importante y no como algo residual o, permítanme decirlo, casi ridículo.

A partir de ahora, aquellos que tomen la responsabilidad de juzgar una final o un concurso de presentadores infantiles o juveniles, lo hará con unas directrices mucho más claras, sencillas y lógicas, con una serie de aspectos a valorar, tan simples como:

  • Aspecto y presentación del handler
  • Compenetración con su perro y conocimiento de la raza que muestra
  • Comportamiento y evolución en el ring, individual y en grupo
  • Deportividad

El Presentador Juvenil (o Infantil) deberá ejecutar en el ring las mismas rutinas que son habituales en un ring de raza. Deberá ser capaz de controlar a su perro, sacarle el máximo partido, mostrarlo al juez en las mejores condiciones, mostrarle la boca, posarlo, exponerlo y moverlo como se espera de la raza en cuestión, y, además de eso, vestir de forma adecuada, llevar a su perro en condiciones, integrarse en el grupo que esté en el ring, tanto en estático como en movimiento y observar una correcta educación y deportividad, tanto con el juez como con el resto de compañeros.

JuniorHandling

Se acabó con las excentricidades

Por fin dejaremos de ver sufrir a los jóvenes tratando de hacer figuras imposibles en el Ring que nadie jamás ha hecho en un ring de raza. No más «T», «U», 8, u con diéresis, c con cedilla, beta en griego clásico o cualquier otra chorrada que se pudiese ocurrir. Tampoco habrá que hacerles sufrir gratuítamente con cambios de dirección, movimientos inesperados del juez para pillarles en un renuncio, saltos mortales, pino-puente o cualquier maldad que a uno se le pudiera pasar por la cabeza.

Los niños, los jóvenes, deben demostrar su habilidad como buenos presentadores. Nada más. Nada menos. Ni siquiera es obligatorio hacerles cambiar de perro, cosa que, en ocasiones, puede resultar traumática, tanto para el perro como para el handler. ¿Qué se ganaba con eso? Me gustaría verlo hacer entre los mayores. ningún handler profesional que se precie admitiría tomar un perro de sopetón, casi sin conocerlo, de una raza que no controla o que, ¿por qué no?, igual ni le gusta. Tampoco se puede esperar que un perro, de repente, se comporte bien con un total desconocido… Era simplemente una cuestión de sadismo, me parece a mi, y por eso creo que está muy bien que se deje como opcional, aunque habría estado aún mejor si se quita de la reglamentación.

Ahora, esperemos que estas directrices, emitidas para las competiciones internacionales de mayor categoría, se tomen en cuenta de forma inmediata para todas las competencias infantiles y juveniles a cualquier nivel. De esta forma, empezaremos a ver a nuestros niños y jóvenes como lo que son: el futuro, y no unos aprendices de figuras y letras imposibles que jamás pondrán en práctica.

¡Bien por la Youth FCI!

(Postdata: Ahora, esperemos reglamentaciones y competencias para los jóvenes aficionados a otras disciplinas, como Agility, IPO, Obediencia, Retrievers, Caza, etc… Ellos también son parte de la cinofilia.)

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Más artículos
¡Zaragozada!